El dia de ayer el diario Norteamericano “The New Yorker” publico una entrevista realizada a Jonny Greenwood en la cual habla sobre algo que ha estado realizando Radiohead desde la epoca In Rainbows: El audio Digital.

La traduccion gracias a RadioheadPeru.org aqui:

TNY: ¿Son los MP3 un medio satisfactorio para tu música?
JG: Para mí suenan bien. Incluso pueden colocar algo de crujido extra en algunas grabaciones. Escuchamos bastante hip-hop de los noventas durante nuestro último álbum, todo en MP3s, todo a través de AirTunes. Sonaban genial, incluso con toda esa tecnología de por medio. Los MP3s pueden no compararse del todo bien con una grabación en CD de, digamos, un cuarteto de cuerdas, pero francamente ese no es su objetivo.

TNY: ¿Alguna vez has oído a tus fans hablar sobre la fidelidad del audio?
JG: Tuvimos algunas quejas sobre los MP3s de nuestro último disco y que no estaban codificados a una tasa suficientemente alta. Algunos incluso sugirieron que debimos haber usado FLACs, pero si acaso supieras lo que eso es, y tienes fuertes opiniones al respecto, ya eres uno de los que están perdidos en el mundo de la alta fidelidad y probablemente has gastado demasiado dinero en tus parlantes.

TNY: ¿Crees que alguien de la generación MP3 – gente de 10 a 25 años – quisiera una experiencia de mayor calidad?
JG: No. Eso viene después. Son esos hombres de treinta y tantos que dan vueltas por las tiendas de hi-fi, discutiendo la pureza de la señal y cables libres de oxígeno y FLACs. Yo debería saberlo – estuve muy cerca de convertirme en uno de ellos

TNY: ¿Qué impresiones tienes sobre los diferentes formatos para el audio?
JG: La calidad sonora es importante. Me sentiría frustrado si no pudiéramos lanzar CDs como banda, pero luego, sólo sacrificamos una pequeña porción de la calidad sonora para llegar a lo conveniente del MP3. Es como lidiar con el “aire” en un cassette. Yo estaba feliz usando cassettes cuando tenía quince años, pero estoy seguro que los audiófilos los despreciaban en su momento. Si estoy en un tren, con audífonos, los MP3s son geniales. En casa, prefiero un CD o vinilo, en parte porque suenan un poco mejor en un cuarto silencioso y en parte porque tienen una duración finita y son entes separados, nada que ver con los interminables días y días de música que tengo almacenados en mi laptop

TNY: ¿Actualmente grabas de alguna forma distinta sabiendo que el resultado final será muy probablemente un MP3?
JG: No, pero me pareció muy interesante como algunos tracks sobrevivieron la conversión a MP3 mejor que otros. Nunca fue malo.

TNY: ¿Cuáles son tus aspectos preferidos y no tan preferidos de la era del MP3?
JG: La parte negativa es que la gente es incentivada a tener mucho más música de la que jamás podrían dedicarle toda su atención. La gente bien podría tener MP3s de todos los discos de Miles Davis pero nunca detenerse a pensar en oir alguno de ellos dos veces seguidas – hay demasiado material que atravesar. Estas pensando, “tengo ‘Sketches of Spain’ y ‘Bitches Brew’ – vamos a oírlos rápidamente mientras termino este e-mail”. Esa abundancia puede llegar a convertir a cualquier música en música de fondo, música de mueble.

TNY: Estilo libre ahora. Coloca cualquier pensamiento relevante que tengas en este momento.
JG: Encuentro este tema de la calidad sonora tanto fascinante como ridículo. Es como la resolución en píxeles de las cámaras digitales: los mayores números son mejores, pero esa discusión siempre va a relegar el arte de la fotografía a un segundo plano, de algún modo.