Siguiendo con esta movida semana informativa de la banda, desde Greenplastic.com nos llega la Noticia de que en el de hoy el diario “The Australian” publico una entrevista a Jonny Greenwood la cual ya esta disponible en nuestro idioma gracias a RadioheadPeru.org (Siempre tan aplicados con las traducciones de los reportajes). Entre lo que podemos destacar del articulo esta su participacion en “Popcorn Superhet Receiver” a cargo de la Orquesta Australiana de Camara y tambien algo que a muchos interesa… lo que podria ser el nuevo disco de Radiohead.

Traduccion de la entrevista gentileza de Radioheadperu.org

Jonny Greenwood está en su hora de almuerzo, tomando sopa.

El guitarrista acaba de salir del estudio en Oxford donde su banda, Radiohead, está ensayando para una serie de shows en festivales en Europa. Está hablando con The Australian sobre la próxima presentación de su obra “Popcorn Superhet Receiver” a cargo de la Australian Chamber Orchestra y sobre los placeres de escribir para una orquesta. Pero realmente podríamos perdonarlo su su atención se desvía por un momento.

Greenwood lleva bastante retraso con respecto a su segunda obra para la BBC, quienes lo asignaron compositor residente en 2004. Además, sus compromisos con Radiohead lo están presionando como nunca. Los últimos meses, el quinteto británico, una de las bandas más innovadoras y admiaradas, ha estado grabando nuevas canciones, y una colección variada de temas está tomando forma. “Hay un grupo creciendo lentamente, algunas más terminadas que otras”, dice.

Hace dos años, fuera de contrato con una disquera mayor, la banda lanzó “In Rainbows” en la red, invitando a los fans a pagar cuanto creyeran conveniente por el valor del álbum. Fue una movida sólida, vista como un atentado contra la industria discográfica y probando nuevos modos de distribución. Hacia dónde se dirige Radiohead después, eso sí, es incierto. Los miembros ni siquiera están seguros sobre lanzar un álbum convencional del todo.

“Tradicionalmente estaríamos viendo entre 10 u 11 canciones y tratando de ponerlas juntas, pero eso ya no se siente tan natural como antes, así que no sé qué haremos. Tal vez encontremos cuatro canciones que funcionen juntas y lo llamaremos un lanzamiento. No lo sé”, dice Greenwood.

Luego de cambiar de dirección numerosas veces, tal vez no sea sorpresivo que Radiohead se encuentre, nuevamente, en una encrucijada. Luego de iniciar en 1993 con “Pablo Honey” y posteriormente el más accesible “The Bends”, la banda tomó su lugar como los innovadores de la música moderna con su histórico “OK Computer”. Luego tomaron nuevos rumos con “Kid A”, “Amnesiac” y “Hail to the Thief”, abarcando fórmulas alternativas de rock y electrónica antes de “In Rainbows” en 2007. Mientras tanto, la música digital y las descargas cambiaban la manera en que la música era consumida.

En los últimos días, medios musicales alrededor del mundo han estado alborotados luego que el vocalista de la banda, “Thom Yorke”, le dijera a un medio norteamericano que “no estaba muy interesado en hacer un álbum por el momento”. Greenwood confirmó que un cambio conceptual está en camino. “Nadie sabe cómo lanzar su música ahora, incluyéndonos”, dice. “Cómo ponerlo junto, en qué formato, qué duración. Estamos en la penumbra tanto como cualquiera, creo”.

Aparte de eso, Greenwood no revela mucho. No parece preocuparle, al menos: Radiohead siempre ha tenido algo con la reinvención. No es sorpresa, entonces, que el músico de 38 años suene tan relajado mientras discute uno de sus otros proyectos.

Greenwood fue asignado por la BBC para componer “Popcorn Superhet Receiver”, una elegiaca exploración del “ruido blanco” a cargo de 36 instrumentistas de cuerdas, inspirado por Oliver Messiaen y Krzysztof Penderecki. Con un título extraído de la radio de onda corta, la pieza fue estrenada en Londres en 2005, presentada en Estados Unidos en 2008 y formará parte del programa de 2010 para la Australian Chamber Orchestra. (También se le puede oir en la película “There Will Be Blood”, si bien el trabajo de Greenwood fue determinado como inelegible para un Oscar porque contenía “mucha música pre-existente”).

Greenwood dice que adora las variables de una presentación en vivo: las “ligeras inconsistencias” de cualquier conjunto, las idiosincracias de los músicos, las imperfecciones musicales que los hacen “humanos, no entes robóticos”.

“Me da mucha curiosidad ver qué podrán sacar de esto”, dice con respecto a la ACO. “Todo se trata del levante que los músicos le pongan al asunto. Te das cuenta que puedes escribir cosas bastante simples en el papel y que la musicalidad que la gente le pone a esto es donde se consigue ese levante particular. Termina no siendo lo que yo hice, y eso es lo que me emociona”.

Cuando se trata de música clásica contemporánea, Greenwood no es diletante de esta.

El crítico musical de The New Yorker, Alex Ross, describe su “fascinante síntesis” de música del siglo 20 como “romanticismo de vanguardia”, mientres sobre “Popcorn Superhet Receiver” señala que: “la pieza posee una sólida forma arquitectural, con pasajes lentos y oscuramente meditativos enmarcando una sección media cinética, con matices de rock”. La pieza también ganó el premio de los oyentes en los BBC British Composer Awards.

Greenwood toca varios instrumentos, incluyendo el primitivo instrumento electrónico Ondes Martento, y fue entrenado de manera clásica para tocar viola. Advierte acerca de no ensalzar mucho su pasado clásico – “me detuve cuando tenía 18” – pero dice que aún hay lecciones sobre su adolescencia musical que permanecen relevantes.

“Lo que aprendí es que un cuarto lleno de cuerdas tocando una melodía o simplemente haciendo un sonido es como nada en el mundo”, dice. “Ni siquiera puedes grabarlo, en verdad. No puedes reproducir la experiencia de sentarte en el cuarto y oir esos sonidos, y eso es a lo que me remonto. Todo se trata del evento en vivo para mí”.

En efecto, es claro que Greenwood, así como los otros miembros de Radiohead, tiene un profundo interés en los misterios y posibilidades del sonido. Recuerda haberse sentido paralizado sentado en el público de un concerto de cello de Penderecki.

“Sólo recuerdo haber encontrado difícil de creer que fuese sólo un escenario con cuerdas frente a mí. Me preguntaba de dónde venían todos los ruidos electrónicos que escuchaba, donde estaban todas estas texturas, pero todo estaba siendo hecho sólo por estos viejos instrumentos”.

Greenwood también arregló las partes para el lanzamiento reciente de Radiohead, “Harry Patch (In Memory Of)”. La canción, llena de belleza solemne y triste, fue escrita en honor al último veterano británico de la Primera Guerra Mundial, quien falleció el mes pasado a la edad de 111, y lanzada luego de su deceso.

Entre los instrumentos que Greenwood toca, es su fascinación por el Ondes Martenot lo que resalta. El instrumento electrónico era uno de los favoritos de Messiaen, que es donde Jonny encontró su sonido en primer lugar. Lo ha utilizado desde entonces en diferentes grabaciones de Radiohead y ha escrito para el instrumento en piezas orquestrales. En contraste, desecha al theremin – con el cual se suele comparar al Ondes Martento – llamándolo “sólo un juguete”.

“Es sorpresivamente fácil, se siente muy natural tocarlo”, dice. “Lo que me atrae es que fue inventado con la intención de hacer música a partir de la electricidad en una manera muy pura. Esa fue la motivación, a menos así es como lo entiendo. Simplemente fue hecho muy bien la primera vez que se hizo el intento. El primero fue hecho en 1928, es una idea muy primitiva y lo hicieron bastante musical”.

Greenwood tiene mucha fe en el potencial que tiene la música clásica contemporánea para evolucionar. “Una orquesta es una pieza tecnológica como cualquier otra cosa”, dice. “De la misma manera que aún hay vida en el piano o la guitarra, se encuentra lo mismo en una orquesta, porque es una colección de músicos y la variedad de sonidos que pueden hacer no tiene límites”.

Greenwood escribió “Popcorn Superhet Receiver” al colocar instrumentos de cuerda en un programa de edición digital antes de transcribirlo todo con papel y lapicero. Sin embargo, advierte que las computadoras tienen una manera de limitar la creatividad, y se rehusa a confiar demasiado en asistencia electrónica.

“Trata de hacer que las cosas suenen bien en una computadora y todo termina siendo un tanto tradicional”, dice. “Te lleva por ciertos caminos, lo cual puede ser bueno, pero es como cualquier cosa, como Photoshop: terminas trabajando de cierta manera a pesar que la intención es que no tenga límites. Al final te encuentras usando el mismo tipo de camino”.

Greenwood parece disfrutar al encontrar un balance entre el mundo electrónico y el físico. Menciona cómo una vez trató de escribir una parte de cuerdas mientras estaba de gira con Radiohead. En ese momento, se sintió frustrado por los errores que hacía en el papel, así que fue a una tienda por implementos.

“Necesitaba conseguir tijeras y goma”, dice. “Regresé y estaba pegando todo cuando de pronto noté que ahí es donde la computadora se hizo presente, en términos de ‘cortar, copiar y pegar’. Así que por primera vez en mi vida estuve haciendo una versión analógica de algo que acostumbraba hacer en la computadora”. Hace una pausa y continúa con una voz más suave: “en cierto modo me gusta cuando la tecnología funciona así, en reversa”.