Ya fue publicada la primera parte de la entrevista a Ed O’Brien en el blog argentino Al TunTun, en la cual el guitarrista confirma su futura presentación en el programa norteamericano Saturday Night Live, además de anunciar una gira para el próximo año que, eventualmente, podría incluír países latinoamericanos.
La primera fracción de la entrevista, a continuación:

 

Texto por Casandra Scaroni y Samuel Dietz de Al TunTun.

 

Fan.

 

Casandra: ¿Fuiste fan de chico? Y si es así, ¿qué recordás de ese sentimiento después de haber estado del otro lado durante tanto tiempo?
Ed: Si fui fan…
C: De una banda…
E: Ah, sí, más bien. Es decir, todavía lo soy. Soy fan de la música. Pero vos decís de adolescente, ¿no? Sí, uno de chico sigue a una banda, pero no es lo mismo que ahora. Uno podía ir a un show de The Smiths, o U2, o lo que fuera en los ochentas… así que sí, me acuerdo perfectamente de lo que se sentía porque era algo muy vívido, un sentimiento muy fuerte eso de sentirse seguidor de una banda, o cuando te topás con música nueva es una cosa muy importante para uno.
C: O cuando sale un disco nuevo y uno va a buscarlo a la disquería…
E: Exacto, es tremendo eso, te consume, se apodera de tu vida durante días, semanas o lo que fuere.
C: En entrevistas que te hicieron, te describías a vos mismo como un “adicto a los singles”.¿Te acordás de cuál fue el single que te hizo coparte con la música por primera vez?
E: Tuve mucha suerte porque crecí en una época, en el año 79, en la que estaba muy al tanto de la música en los charts de Inglaterra. Era la época del post-punk, así que tenías un montón de música como Siouxie and The Banshees, Adam and The Ants… Estaban cosas como Depeche Mode, XTC, The Police, David Bowie… todo lo que sucedió en este país fue muy fértil para la música porque la gente que fue a las Escuelas de Arte de repente pensó: “Uh, yo puedo hacer eso”. Así que fue una gran época para la música. Uno escuchaba y grababa las canciones de la radio en cassette y podía tener Walking On The Moon, de The Police, Spellbound, de Siouxie and The Banshees… el primer Hip-Hop. Pasaban cosas muy diversas, mucha música diferente, experimental. Es decir, eso era la música Pop cuando yo crecía, ¡escuchando todos esas canciones que llegaban al número Uno!¡Increíble!

 

Guitarra.

 

Sam: ¿Cómo empezaste a tocar la guitarra? ¿Por qué la elegiste en primer término?
E: Probablemente por dos cosas que pasaron al mismo tiempo. Yo había visto un póster de The Jam, ahí por el año 79. Era una foto de ellos tres, Paul Weller saltando con su Rickenbacker era increíble y esa imagen fue muy fuerte. Por otro lado estaba Andy Summers de The Police: cuando lo escuché fue como… “Guau, tengo una conexión con eso”. Y también fue escuchar a gente como Johnny Marr, ¿no?.
S: ¿Por eso tenés una Rickenbacker?
E: Por eso la primera guitarra que quise después de haber firmado un contrato fue la Rickenbacker, sí.
S: Ya que mencionás a Paul Weller, a Andy Summers, a Johnny Marr, y alguna vez nombraste a Peter Buck (de R.E.M.) como determinantes en la decisión de hacer música y de tocar la guitarra, ¿era porque sentías que querías ser como ellos?
E: No es que quería ser como ellos, sino que me gustaba lo que hacían, aunque fueran todos diferentes. Me gustaba que no hicieran tantos solos sino que trabajaran con el espacio. Era buenísimo.
C: ¿Es importante para vos ser parte de una banda y no estar exponiéndose tanto?
E: Sí, estar en una banda es como un equipo, un buen equipo de fútbol. En una buena banda te ves incentivado por los tipos que están a tu alrededor y tenés que esforzarte más.
S: ¿Cómo funcionan como banda ahora? Vos solías decir que si Radiohead fuera las Naciones Unidas, Thom York sería los EE.UU. ¿Sigue siendo así?
E: ¡Sí! (Risas). Es decir, él es el cantante del grupo.
S: Y también el compositor principal.
E: Sí, él dirige la música. Otros dirigen la banda.
S: Pero vos seguís aportando mucho a las canciones.
S: Sí, sí, por ejemplo para el último disco Thom no tenía mucha idea de cómo sería. Hicimos las canciones zapando juntos y por ahí él traía alguna letra o melodía. Cada uno de nosotros tiene completa libertad creativa.
S: ¿Tenés algún patrón recurrente para componer?
E: En el último disco la música vino primero, después las letras y más tarde las melodías. Lo que teníamos era bloques de música y entonces Thom escribía alguna línea melódica para cantar y le agregaba letra. Pero fijate que en OK Computer las letras son como una base, y los temas están delineados en guitarra acústica. Después íbamos a la sala de ensayo y los arreglos cambiaban, y las letras evolucionaban conforme a la música.
S: Y a veces la canción cambia totalmente, como Reckoner, que tiene una primera versión muy rockera y después se convirtió en eso hermoso que está en In Rainbows.
E: Sí, eso pasa porque estábamos grabando Reckoner 1 y se nos ocurrió que necesitaba otra parte musical. Así que Thom y Jonny escribieron eso otro y nos gustó más, por lo que terminamos usándolo para Reckoner 2. Y quedó mucho mejor.
S: Totalmente.

 

Conciertos.

 

C: ¿Tenés recuerdos de algún concierto que consideres el mejor, y por el otro lado, el que te haya parecido peor?
E: Te puedo decir el peor. Fue en 1986, el de una banda llamada Lloyd Cole And The Conmotions. Fue horrible, muy aburrido. De los otros hay un montón, pero uno de los mejores fue Sonic Youth en la Brixton Academy, en 1992. La banda soporte era Pavement. Salió Pavement, y era la época de su primer disco, Slanted & Enchanted: fue hipnótico, una cosa increíble. Y después salió Sonic Youth, estaban presentando su disco Dirty en ese momento. No sé si lo conocen. Es un gran disco. Y el show fue tremendo, sorprendente. Era una de esas noches en la que uno estaba viendo no una sino dos bandas increíbles. Pavement era buenísima, pero Sonic Youth…
C: Hablando de esos momentos, una vuelta dijiste que algo muy especial ocurre cuando se miran mutuamente arriba del escenario, y se ven las caras de que están dando lo mejor en ese instante. ¿Te parece que el oyente puede captar algo de eso en los discos?
E: Definitivamente sí. Ese es un aspecto maravilloso de la música: se puede capturar algo de magia en la grabación. Quincy Jones tiene una expresión para eso, él dice que cuando se graba una pieza musical, vos podés tocar diez veces lo mismo pero una vez que la magia ocurre es como que Dios se manifestara a través del ritmo, el espíritu es…
C: Y el momento en el que realmente lo sentís y sabés que es ese momento.
E: Sí, se siente algo muy fuerte, como un escalofrío.
S: Son todos ustedes al mismo tiempo, cada uno siente lo mismo y lo sabe.
E: Sí, onda que nos miramos… Igual, no ocurre siempre así. A veces nos pasa desapercibido. Pero otras nos damos cuenta, nos decimos “sí, es ahora”.
S: Por ejemplo con Lucky. Si mal no recuerdo fue grabada en una o dos tomas.
E: No, me parece que no. Creo que mucho del material de OK Computer, como Let Down, Climbing Up The Walls o No Suprises fueron así.

 

Televisión.

 

C: Hay un rumor de que van a tocar en Saturday Night Live.
E: Sí, ya lo anunciamos. No es más un rumor.
(Risas)
C: ¿Les gusta ese programa?
E: Yo mucho no lo vi. Varios comediantes maravillosos salieron de ahí, pero acá no lo pasan.
S: ¿Pero ya tocaron más de una vez allí?
E: Me parece que una vez sola. Estuvo bueno, muy divertido.
S: Están buenos esos programas donde se puede tocar música en vivo.
E: Sí, totalmente.
S: ¿Hay total libertad para tocar en esos programas? ¿Pueden hacer lo que quieran?
E: Sí, es muy fácil. Te dejan hacer lo que quieras en el tiempo que tenés pautado.
C: Y no tienen la presión del conductor, van, tocan y chau.
E: Sí.
S: Me acuerdo de un programa de televisión en Francia, Hit Machine, que en 1996 ustedes tocaron Just, pero era playback y Jonny tocaba…
E: ¡Con la mano izquierda, sí, me acuerdo perfectamente!
S: Era muy gracioso de ver. Hacían cualquiera. ¿La idea era arruinar el show o era solo para divertirse?
E: Me parece que lo hicimos por diversión. Era como que nos hacíamos los Beatles. Solo para joder.
S: No es que odien hacer playback en televisión.
E: No, la idea es que ya que es playback divirtámonos un poco.

 

Argentina.

 

C: Desde Kid A, antes de que salga un álbum han estado tocando en lugares pequeños, pero no lo hicieron con The King Of The Limbs, ¿por qué?
E: Terminamos la gira de In Rainbows y queríamos volver a los estudios de grabación enseguida y tratar de hacer las canciones allí mismo. Pero vamos a tocar estas canciones en vivo. Estamos planeando algunas fechas para el año que viene.
C: Perdón por esta pregunta obvia, ¿la Argentina está incluida?
E: Uh, no sé, pasamos momentos maravillosos en Sudamérica la última vez. Era nuestra primera vez y Buenos Aires fue… Nos gustó mucho tocar en Brasil, en Argentina y Chile, y se podía sentir el sabor de cada país a partir del comportamiento de los fans, de la respuesta del público. En Buenos Aires el público estaba enloquecido.
C: Yo no pude ir pero tengo un amigo que sí y le pareció que en un momento Colin y vos miraban asombrados a la audiencia.
E: Increíble. Fue algo mágico. Esa noche había magia.
C: Y hubo un episodio en el que alguien le tiró un zapatazo a Thom…
E: Sí, es probable. Yo estaba mirando para abajo y era una locura, al frente era como una jauría de perros salvajes y me imagino que volaban cosas.
S: Y Thom agarra el zapato en el medio de la canción, retrocede por un segundo y sigue cantando, no para. ¿Vos lo viste?
E: Sí, sí, lo vimos, pero no fue la gran cosa, era parte del entusiasmo.
C: Estábamos preocupados con que después de eso no quisieran venir de nuevo…
E: ¡No, no, no, fue genial!