Hoy fue publicada la segunda parte de la entrevista, realizada por el medio argentino Al Tuntún, al guitarrista de Radiohead Ed O’Brien, en la cual deja entrever que hay intenciones serias de sacar un disco solista, opina sobre fútbol e incluso habla sobre la participación de su banda en la banda sonora de “Crepúsculo”, en una relajada conversación con los argentinos.
Todo esto y más, a continuación:

 

Maduración.

 

C: En algún momento dijiste como que estabas preocupado por la ausencia de guitarras en Kid A o Amnesiac.
E: Sí, fue años atrás.
C: ¿Ahora disfrutás jugar más con los efectos de sonido?
E: Mirá, cuando dije eso estaba hablando del principio de la grabaciones de esos discos, pero duró nada (hace un gesto con los dedos). Fue un ajuste que había que hacer. Nosotros habíamos grabado tres discos llenos de guitarras, y de repente no había espacio para eso. Así que, inevitablemente, como con cualquier cambio que hay en la vida…
C: ¿Hubo algún momento en el que, como banda, se plantearon cómo pararse frente a la audiencia? Porque hace poco vimos el show del Astoria de 1994 y se veían mucho más rockeros.
E: Lo que uno hace en el escenario ni siquiera lo piensa, simplemente se da. Probablemente antes nos movíamos más.
S: Sí, por ejemplo, vos saltabas.
E: Sí, sí, ya no lo hago más, no sería apropiado… Aquella música se prestaba más porque yo era joven. Más joven.
(Risas)
S: ¿Te parece que la música refleja en los discos la madurez de la banda y de ustedes como personas?
E: Creo que lo que ocurre es que conforme uno se hace más viejo como persona va cambiando, se mueve. Y la banda cambia porque sus miembros lo hacen. La música es una cosa muy honesta en ese sentido. Cambia con uno. Sale de uno, así que es inevitable.
C: ¿Tenés algún sitio personal donde vas cuando querés desaparecer?
E: Bueno, teniendo hijos se vuelve cada vez más difícil hacer eso, pero supongo que ese lugar es mi casa. Cuando quiero desaparecer voy a casa. Y me gusta pasar tiempo en el jardín o ir al bosque, acampar con mis amigos… Pero no lo hago. Sería lindo tener tiempo para desaparecer, pero no tengo tiempo.
S: Pero ahora, como banda, ¿se dan más tiempo para su vida personal que antes?
E: Sí, o sea, cuando tenés hijos tenés más responsabilidades, y desde que firmamos nuestro primero contrago como banda en 1991 no paramos hasta 1998. Así no se puede ser padre, ni marido. Ahora las cosas están más balanceadas, porque uno tiene su responsabilidad, es importante que tus hijos crezcan como seres humanos con equilibrio, y eso significa que tengan un padre con el cual encuentren su camino.

 

Proyectos.

 

C: ¿Cómo se las arreglan para estar juntos como grupo después de tantos años?
E: Para empezar, porque sentimos que todavía nos gusta hacerlo, seguimos amando tocar juntos, haciendo música que, fundamentalmente, amamos. Es una parte de nosotros. Y segundo, somos como hermanos. Como en cualquier familia, no vamos a todos lados juntos, pero somos hermanos, hay un montón de amor involucrado. Pero más que nada podríamos ser hermanos pero no tendríamos necesariamente que hacer esto, así que lo principal es que seguimos amando hacer música. Nos sentimos muy afortunados.
S:¿Y ocurre a veces que tenés ganas de matar a tus hermanos?
E: ¡Sííííííí, por supuesto!
C: Si no fuera así no sería realmente amor.
E: ¡Exacto!
C: ¿Qué proyectos personales tenés en este momento?
E: Bueno, me propongo crecer como guitarrista, así que estoy en eso. Escribo canciones. También paso tiempo con mis hijos: no van a ser niños toda la vida, tienen siete y cinco años. Pasamos unas lindas vacaciones las últimas seis semanas, estuvimos recorriendo Francia, acampando y eso. Pero siento que lo que más me ocupa, aquello en lo que estoy metido, es Radiohead. He hecho otras cosas, tengo pequeños proyectos musicales, como tocar con otra gente. También estoy involucrado en la Featured Artist’s Coalition, que nuclea artistas para tratar de tener voz y voto en la industria discográfica. En este momento hay un montón de artistas siendo esquilmados, así que fundamos esta coalición para ver si logramos hacernos oír a la hora de las negociaciones en la industria. Y está bueno, es interesante. Así que estoy muy ocupado.
S: ¿Y estás pensando en sacar algún álbum solista quizá?
E: ¡Quizá! No quiero sacar un disco cualquiera. Ya hay mucha gente sacando discos que están más o menos bien. A mí me gustaría hacer uno que fuera realmente bueno, así que cuándo será eso no lo sé.
S: Si se dan las posibilidades…
E: Sí, absolutamente. Me gustaría mucho. Ya sea cantando yo o que cante otra persona. Hay que encontrar la gente apropiada, no quiero hacerlo todo yo. Me gustaría trabajar con grandes músicos.
S: ¿A lo mejor con miembros de Radiohead?
E: Sí, a lo mejor. ¿Por qué no?
C: Me encantaría oír un disco en el que cantes vos… Soy muy fan tuya.
E: Uh, ¿en serio? Bueno, muchas gracias. Mirá, como cantante estoy mejorando. Uno tiene que encontrar una voz propia y yo todavía no lo conseguí, pero en eso ando.
C: En verdad vos usás la voz como si fuera un instrumento más a veces. Por ejemplo en Karma Police, cuando hacés la segunda voz. Me encanta cómo queda, hay un sentido de plenitud ahí.
E: ¡Bueno, gracias! Qué lindo oír eso.
Industria.
C: Recién hablabas de ayudar a que los artistas sean escuchados. ¿Cómo ves el futuro de la industria de la música?
E: No lo sé. Me parece que las cosas son difíciles para las bandas jóvenes. Quiero decir que en realidad toda la vida fue así. Siempre habrá buenos músicos y gente dispuesta a oír lo que hacen, ese es el lado positivo. Ahora, cómo se desarrollará la cosa no sé, no estoy seguro.
S: ¿Te parece que los fans estarán dispuestos a pagar para obtener música online y dejarla de bajarla gratis? Tenemos entendido que vos no estás en contra de las descargas, en el sentido de que ayudan a difundir más la música.
E: Mirá, cuando éramos chicos había un intercambio en el que uno pagaba por algo y realmente se ponía a escucharlo. Ahora cuando vía las discográficas o lo que sea me llega un disco la verdad es que no lo escucho. En cambio cuando lo compro es distinto. Lo que me parece es que a lo que te bajás gratis no le das mucha bola. No sé, quizá estoy equivocado.
C: Es verdad, porque cuando valorás algo…
E: Claro, cuando tenés toda la música te falta el tiempo para ponerte a escucharla realmente. Cuando conectás de verdad con la música la escuchás un montón. Yo no escucho mucha música, pero lo que escucho lo hago de verdad. Si lo obtenés sin costo alguno, tenés la canción y… (hace un gesto con la mano como de tirar algo lejos). Pienso que muchos músicos necesitan que se pague por oírlos. No estoy hablando de nosotros, sino de músicos que recién empiezan. El problema es que las compañías discográficas han amenazado duramente a la gente que quiere escuchar música, a los fans, y ahora lo que está ocurriendo es el resultado de eso; así que tratamos de hacer las cosas más fáciles para los fans, que paguen menos plata. Pero las nuevas generaciones de chicos no están dispuestas a pagar por los discos. Y si yo tuviera la edad de ellos tampoco lo haría, así que no voy a ser yo quien…
C: Sí, es como que está ahí y basta con clickear.
E: Es una lástima, pero es como es.
C: Pero también pasa que uno tiene la posibilidad de conocer cosas a las que no accedería de otra forma.
E: Sí, totalmente. Es un modo de descubrir cosas, y eso está buenísimo, es muy excitante. Como cuando uno era chico y alguien compraba un disco y nos hacíamos copias, lo escuchábamos y, si de verdad nos gustaba, íbamos a comprarlo.
S: ¿Por eso hicieron el “pagá lo que quieras” para In Rainbows? ¿Sirvió para descubrir el valor que la gente le otorgaba a la música y lo tuvieron en cuenta para The King Of The Limbs?
E: Sí, hubo todo un debate acerca de cuánto debería costar un disco, qué cosa debería ser un disco, y se estuvo dando vueltas al asunto, todos haciéndose la pregunta: “Cuánto te parece que vale”. Está bueno, hace que la gente discuta. Me gustó oír de familias donde el chico de catorce años quería comprar el disco, pero como no tenía tarjeta de crédito le tenía que pedir al padre, y se daba esa discusión acerca de qué precio ponerle.
S: Así que están contentos con el resultado del experimento de In Rainbows. Fue un gran tema de debate en Internet.
E: Síííí, fue increíble.

 

Música, fútbol y otras yerbas.

 

C: Y, ¿qué música estás escuchando últimamente?
E: Mi disco preferido desde hace varios meses es de una banda que se llama Tame Limpala. ¿Los conocen? Qué más me gusta… Me gusta bastante Adam & The Ants. Me gusta las cosas que suenan como School of Seven Bells. También me gusta Caribou, con su disco Swim. La semana pasada fui a ver un grupo que me encanta llamado Other Lives, que tienen un disco que está por salir que se titula Tamer Animlas. Son una gran banda originaria de Oklahoma.
C: Y sé que te gustan los Smiths ¿Los seguís oyendo a ellos o a Morrisey?
E: Mmmmm, muy ocasionalmente escucho esas cosas. Por ahí los oigo en la radio, pero no, no me pongo a oír un disco de los Smiths o de Morrisey actualmente, salvo muy cada tanto.
C: ¿Pensás que no envejecieron bien?
E: No es eso, hace poco me estaba registrando en un hotel y en la recepción estaban pasando This Charming Man, de los Smiths, y sonaba muy bien. Así que no es que suene fechado sino que ya lo escuché tantas veces que por ahí prefiero otra cosa.
C: ¿Y aparte de la música, qué te gusta?
E: Me gusta el fútbol, el cricket. Los deportes.
C: ¿El fútbol para jugar o para mirar?
E: Para mirar, todo para mirar. El fútbol me encanta.
C: Sos simpatizante del Manchester.
E: Sí, del Manchester United. Me intrigó mucho el descenso de River Plate y todo el quilombo que se armó alrededor.
C: Yo soy de River.
E: Uh, ¿vos sos de River Plate? Tengo un amigo cuya familia tiene plateas en River Plate y me dice que cuando vaya a Buenos Aires la próxima vez tengo que ir a ver un partido. Me encantaría. Me acuerdo del Mundial 78, ese equipo en el que estaban Mario Kempes, Pasarella… Kempes estaba en River Plate, ¿no? Era una estrella. Pasarella era Capitán. Y me acuerdo de que fue el primer Mundial que vi. Estoy al tanto de que eran tiempos complicados en la Argentina.
C: Sí, y en verdad el mundial fue medio como una puesta en escena.
E: Por el partido con Perú, ¿no?
C: Sí, se supone que la dictadura en ese momento usó aquello para disimular, porque en el país estaban haciendo desaparecer gente.
E: Sí, sé que fue terrible. Sabés que Johan Cruyff, que jugaba para Holanda se negó a ir a la Argentina por lo que estaba pasando, lo que es un gran gesto. Me habría gustado que más jugadores y más equipos hubieran hecho lo mismo. Siempre me acuerdo de la iluminación en lugares como Córdoba, Mendoza… era muy, muy gráfico, asombroso.
C: Eso pasa, ¿no? Que cuando sos chico y mirás un mundial es muy vívido, te queda el recuerdo.
E:¡Totalmente! ¿Vos de cuál te acordás?
C: Italia del 90.
E: Ah, ese fue buenísimo.
C: Y la Argentina llegó a la final.
E:¡Es verdad!
C: ¿Y te gusta Carlitos Tévez?
E: ¿Carlos Tévez? Sí, es decir, es un jugador extraordinario. Podría ser el mejor del mundo, pero el problema son sus actitudes. Yo entiendo que él estaba lejos de sus hijos y todo eso, que había roto con su mujer… pero podría haber sido un héroe en el Manchester United… y se fue al Manchester City. Es un gran jugador, pero tenemos mejores recuerdos de tipos con integridad y verdadero corazón, gente como Cantona. Y Tévez no es así. Es un mercenario.
C: Juega por la plata.
E: Es una pena, porque podría haber sido como Cantona, pero no tuvo huevos.
C: ¿Cómo está el Manchester ahora?
E: ¡Bien! Es un equipo muy, muy joven, con mucho entusiasmo. No ganaremos la Champion’s League pero podríamos ganar la Premiership. Es un lindo equipo. El promedio de edad es de veintidós años. Increíble.
S: ¿Le resulta fácil al Manchester United conseguir jugadores jóvenes?
E: Sí, tienen buenas inferiores.
C: ¿Y tu relación con el cine?
E: Buena, no mucho pero algo veo. Me encanta Stanley Kubrick
C: El que también te gusta es Wim Wenders, ¿no?
E: Sí, Wim Wenders me gusta. No he visto todas sus películas, pero Paris, Texas significó mucho para mí cuando era joven. También me encanta el actor inglés Peter Sellers. Me gusta la buena comedia. También está esta película de Charly Braun, Por el camino. Un hermoso viaje a través de Uruguay entre un chico y una chica, con un lindo romance. Me fascinó. Les dejamos que usen música nuestra.
C: Ahora que mencionás lo de la música y el cine: han estado en diferentes películas, como Twilight. ¿Realmente les gustó ser parte de esa clase de cine?
E: La que es interesantes es la primera de la saga. Mucha gente decía “escuché la música de ustedes en esa película”, y la vi con mi mujer y en verdad la disfruté. Pensé que estaba bien y que si fuera adolescente iría a verla a full. No sé cómo serán las otras. Pero también, lo que estuvo bueno fue que mucha gente joven escuchó nuestra música con la película y les gustó. No participamos en muchas películas como esa, aunque todo el tiempo nos están solicitando que lo hagamos.
C: Está buenísimo eso de conocer determinada música a partir de una película.
E: ¡Sí, absolutamente! Me copé con la música de Ry Cooder a partir de lo que hizo para Paris, Texas. Yo estaba onda “¿y esto qué es?. Fue increíble.
C: Y con el poder de la imagen se hace mejor todavía.
E: ¡Sí!

 

 

@AlTuntún
@LadyNewell