La gente de Radioheadperu.org ya tiene disponible la traduccion completa de la entrevista dada por Colin Greenwood para la revista Classic Rock de la que les habiamos hablado el dia de ayer. Ademas, desde Atease nos conseguimos los Scans de la revista que tambien pueden encontrar al final de esta entrada:

El Rompecabezas Está Cayendo en su Lugar

Si te crees todo lo que dice la prensa, Radiohead está a punto de renunciar, dejarán de hacer álbumes y hacer las maletas. Pero si crees en lo que dice la propia banda es otra historia. En la única entrevista concedida para el Reino Unido, Colin Greenwood le cuenta a Malcolm Dome lo que realmente está pasando.

Radiohead no volverá a grabar otro álbum. Es más, están al borde de separarse. En verdad todo ha terminado para una de las bandas más singulares de Gran Bretaña. Si has estado leyendo los escandalosos titulares estas últimas semanas se te puede perdonar el hecho de creer que hay problemas mayores dentro de Radiohead y que tal vez no volvamos a oír de ellos. Por supuesto, se trata de gente distorsionando citas, sacándolas de contexto y convirtiéndolas en un caso sensacionalista sobre la caída de una banda singularmente visionaria y progresiva. Los comentarios en cuestión son específicamente los vertidos por Thom Yorke a la revista norteamericana The Believer. En la entrevista, Thom dice: “no estoy muy interesado en el formato de álbum por el momento. Digo, siempre he odiado los CDs. Stanley y yo siempre los odiamos. Son una puta pesadilla. Hay un proceso de selección natural desarrollándose en este momento. La industria musical estuvo esperando morir como la conocemos desde hace 20 años. Pero luego, aleluya, vino el CD y la mantuvo viva por un rato. Pero básicamente, estaba muerta”. Posteriormente, Yorke profundiza sobre su aversión en torno a grabar un álbum: “ninguno de nosotros quiere entrar en ese hoo-ha creativo y grabar un larga duración nuevamente. No de inmediato. Digo, se ha convertido en una  carga. Funcionó con ‘In Rainbows’ porque teníamos una idea muy clara de hacia dónde estábamos yendo. Pero todos hemos dicho que no podríamos sumergirnos en eso nuevamente. Nos mataría”. Esas son las citas de la entrevista en las cuales la gente se ha enfocado – extrapolando, entonces, que Radiohead iba a separarse luego de 24 años juntos, habiendo comenzado en 1985 como On A Friday y cambiando su nombre a Radiohead al firmar con EMI en 1991. La realidad, sin embargo, es mucho más prosaica y menos desconcertadora. Comencemos por el hecho que Radiohead no tiene intenciones de terminarlo todo. “Ja, ja, no, no vamos a separarnos así de pronto”, dice Colin Greenwood. “Nunca dijimos que lo haríamos. Pero nunca vamos a poder detener las especulaciones”. Greenwood también siente que muchos de los comentarios de Yorke sobre no hacer más álbumes han sido sacados de contexto y utilizados para sugerir algo que no es verdad. “Creo que todo es importante todo el tiempo, cuando se trata de música. Cualquiera que sea el formato. Las descargas son geniales y los CDs siguen siendo geniales. Cualquier cosa que incentive a la gente a encontrar música nueva y compartirla es fantástica. Espero que la música aún signifique algo para la gente, y eso es todo lo que importa, en serio. Si lo que hacemos tiene valor para la gente a un nivel musical y emocional, entonces eso es todo lo que debería importar. Cómo publicamos las cosas no debería ser un problema”.

Las palabras elegidas con cautela por Greenwood hacen eco en lo que dijo Thom Yorke a The Believer, donde su descarte del formato álbum como una valiosa herramienta para los de Oxfordshire es, al menos, calificada como negativo, dependiendo de las circunstancias. El bajista está preparado para profundizar en torno a este punto de vista. “Obviamente aún hay algo genial sobre el formato álbum. No lo estamos negando. Pero por ahora todo estamos de acuerdo en alejarnos de él – bueno, al menos por un tiempo. Lo que hicimos con ‘In Rainbows’ tenía un propósito y un foco, pero, por el momento no estamos en ese lugar. Eso no quiere decir que no lo reconsideraremos en el futuro”.

Lo que Radiohead tiene planeado ahora es contar con el control y libertad de explorar las posibilidades de lanzar música en la manera que ellos consideren apropiada, ya sea en físico o como descarga. Más aún, se rehúsan a estar atados a la idea de grabar sencillos, EPs o álbumes. Lo que sea que funcione será el camino a tomar. “Hay momentos en que quieres lanzar un álbum lleno de canciones”, admite Greenwood. “Pero hay otros donde un EP resulta más adecuado. Nuevamente, lanzar una canción de manera aislada, como hicimos con ‘Harry Patch (In Memory Of)’ es la respuesta. Es bastante agradable tener la capacidad de hacer lanzamientos que no estén condicionados al formato del álbum, lanzar la música de maneras diferentes. Es genial para una banda tener diferentes cosas ocurriendo bajo su nombre”. Aparentemente, lo que Radiohead está haciendo es regresar a la música a su máxima expresión de instinto artístico. Sea o no de manera consciente, la banda está demostrando que la música no es un commodity, sino el resultado final de una fuerza creativa, lo cual es particularmente cierto en el mundo progresivo.

Piénsenlo. La creatividad, por naturaleza propia, debe ser impredecible. Para cualquier músico que firme un contrato que lo obligue a presentar una cantidad determinada de “productos” a través de un lapso determinado de tiempo, es indefectiblemente ir en contra de lo que el artista en cuestión debería estar haciendo. Es el resultado de presiones comerciales y corporativas. No se puede esperar que los sellos discográficos destinen fondos a los artistas sin saber cuándo es que el producto final – música lanzable – estará disponible. Pero, el nacimiento de la industria musical como una estructura dominante condujo a que se vean comprometidos precisamente esos valores que se supone debían promoverse. Consecuentemente, Radiohead está devolviendo el arte a las manos de los creadores al rechazar la autoridad de aquellos que tienen el dinero para dictar los términos y condiciones. En esta medida, tomaron la ética “hazlo tú mismo” del punk, algo que también se convirtió en norma para muchas bandas progresivas del siglo 21. Greenwood prosigue: “cuando salimos de EMI sentimos un gran alivio. Teníamos una disyuntiva: o bien tomar la libertad de lanzar la música como quisiéramos o encadenarnos a otro dinosaurio nuevamente. Pero no tenía sentido ponerle una montura al dinosaurio. La era de las grandes discográficas ha terminado”.

Radiohead se adentró en un nuevo mundo al hacer que ‘In Rainbows’ estuviera disponible por un precio no determinado en su propia web el 10 de Octubre de 2007. Los fans podían descargar el álbum completo y decidir cuánto querían pagar por él, incluyendo la posibilidad de tenerlo gratis. “Eso fue idea de nuestro manager Chris Hufford. Al principio nos pareció que era tan sólo una excentricidad”. Greenwood explica. “En la medida en que íbamos configurando el sitio web para su lanzamiento, seguíamos diciendo ‘¿En verdad estamos seguros de esto?’. Pero fue una muy buena idea. Nos quitó un gran peso de encima. No fue nihilista el pensar que la música podría no tener valor alguno. Fue todo lo contrario y la gente lo tomó de esa manera. La única razón por la cual pudimos lograrlo, la única razón por la que a alguien le importó en primer lugar, es el hecho de que pasamos por todo el proceso de desarrollo del modelo de negocio en primer lugar. Pero no se supone que sea un modelo para nada más. Simplemente fue una respuesta a una situación particular. Estábamos sin contrato. En nuestro propio estudio.  Teníamos este nuevo servidor en internet listo para la acción”. Para Greenwood, el experimento fue un éxito. “En términos de ingresos digitales, ganamos más dinero con éste álbum que con todos los otros juntos [más de 1.2 millones de copias digitales fueron vendidas]. Está bien, eso puede sonar un poco desviado. Eso es básicamente porque en ese momento EMI no nos estaba dando absolutamente nada por las ventas de descargas digitales. Ningún contrato firmado antes de la era de las descargas contemplaba esto, obviamente. ¿Quién podía predecir lo que pasaría con la música en el Siglo 21? No estamos culpando a EMI de esto”. Pero nunca hubo intención alguna de la banda por dar el ejemplo. “No creo que nada de lo que estamos haciendo deba ser copiado por alguien más, aparte de estar en el estado mental requerido para hacer las cosas por cuenta propia. No estamos tratando de definir un camino para otras bandas. No queremos establecer tendencias – eso puede ser contraproducente. Todo artista debe buscar su propio nicho de mercado, algo que funcione única y exclusivamente para ellos”.

Uno de los problemas percibidos por Greenwood en el pasado es que Radiohead toma demasiado tiempo en el estudio, ocasionalmente sobre-complicando las cosas al punto en que detestarían dejarlas de lado. Permitiéndose a sí mismos salir de este formato, bien podrían tener una postura más relajada sobre hacer música. “Sí, el mayor problema que hemos tenido a veces es que nos tardamos años en el estudio. A veces trabajar rápidamente en un track da los mejores resultados. Puedes pasar una eternidad trabajando en una canción, volviendo a mezclara y nunca estarás satisfecho. Hay una especie de inseguridad analítica en la que hemos caído anteriormente y que puede resultar devastadora – si bien puede funcionar como control de calidad en igual medida. Debes encontrar el equilibrio adecuado. Aprender cuándo ya fue suficiente. En el pasado, ha sido una lección que aprendimos a la mala”.

La banda aún mantiene una posición privilegiada frente a la opinión pública, pero se mantienen enigmáticos. A mediados de Agosto, una canción llamada “These Are My Twisted Words” apareció misteriosamente en www.ateaseweb.com. Esta canción filtrada apareció consecuentemente en www.youtube.com , y luego en un sitio web llamado www.wallofice.com que redireccionaba hacia la tienda oficial de descargas en w.a.s.t.e. Disponible como una descarga gratuita, se rumoreaba que sería el primer track de un EP llamado “Wall Of Ice”. Esto parecía tener sentido, ya que Radiohead tomó un rumbo similar con “In Rainbows” al lanzar un sitio web específico. Pero… “¿Qué EP?”, dice extrañad Greenwood. “Decidimos hacer que esta canción estuviera disponible porque la íbamos a tocar en vivo pronto. Hay otras canciones en diferentes niveles de desarrollo, pero nada más está listo”.

Yorke recientemente confesó que habían ideado una manera creativa para lanzar algo en físico y digital. Pero Greenwood parece no estar muy cómodo con la situación actual: “Tradicionalmente nos estaríamos enfocando en 10 u 11 canciones y lanzándolas juntas, pero ya no se siente tan natural como solía ser, así que no sé qué es lo que vamos a hacer. Tal vez encontremos cuatro canciones que funcionen bien juntas y lo lanzaremos. Nadie tiene una idea sobre cómo lanzar su música, incluyéndonos”. Sin embargo, el bajista confía en que a futuro Radiohead tomará lanzamientos individuales de sus miembros bajo el paraguas colectivo. Jonny Greenwood y Thom Yorke ya lo hicieron, y parece que hay más por ver. “Sería genial que una banda tenga muchas cosas bajo su nombre. Esa es la gracia de lanzar descargas y hacer los webcasts – la idea de presentar música diferente de maneras diferentes. No nos sentimos más atados a la manera tradicional de hacer las cosas, pero podemos ver el contexto en grande de todos modos”.

¿Hacia dónde va Radiohead? La belleza de una era actualmente impredecible y volátil es lo que le sienta mejor a esta banda que a cualquier otra. Tienen un futuro, pero aún está por definirse – en parte, porque los cinco miembros están siguiendo sus instintos artísticos. ¿Quién sabe a dónde pueden llevarlos? Radiohead bien puede o no haber renunciado al formato del álbum, pero sobrevivirán y prosperarán todo el tiempo que ellos quieran.  Ese es su destino y su legado.

Navegando hacia la Luna

Con títulos como “Weird Fishes / Arpeggi” y “Faust Arp”, sin mencionar su experimentación sonora, no resulta sorprendente que muchos vean a Radiohead al frente de la nueva música progresiva. El bajista Colin Greenwood discute el punto de vista de la banda al respecto con Malcolm Dome.

Entonces, ¿Qué hace Radiohead en una revista sobre rock progresivo?  Una banda que admira abiertamente a bandas post-punk como The Smiths y The La’s, mientras están más asociados a la frecuencia de bandas como Pixies o Talking Heads. Una banda que por todos los medios ha evitado estar asociada al termino “prog rock”. Sin embargo, dicha aversión hacia posibles raíces progresivas de ninguna manera atentan contra el hecho que el quinteto de Oxfordshire está, sin duda alguna, expandiendo los límites de la música rock mientras demuestran ser herederos, al menos parcialmente, de legados como los de Pink Floyd y King Crimson.

“Tú creerías que a estas alturas ya tenemos una idea de lo que va a funcionar y lo que va a resultar frustrante para nosotros. Pero en cierto modo es motivador no saber si es que algo va a funcionar siendo tocado por una laptop o si es mejor que lo haga un piano”, dice Colin Greenwood. “Se ha vuelto tan retorcido. Pero lo que hemos aprendido es que no puedes repetir un método que ya funcionó para otra canción por el simple hecho que resultó aquella vez”.

¿Reconocen la filosofía? Bien podría ser una cita de Roger Waters o Robert Fripp, maestros de lo impredecible. A pesar – o tal vez debido a – su enorme éxito y alto perfil alrededor del mundo, Radiohead sigue siendo un trabajo a medias, constantemente al filo del precipicio al atreverse a ser diferentes.

La banda comenzó en 1986 bajo el nombre de On A Friday, con Thom Yorke (voz/guitarra/piano), Greenwood, Ed O’Brien (guitarra), Jonny Greenwood (teclado – luego pasaría a ser guitarrista) y Phil Selway (batería). Se conocieron en una escuela pública para varones en Abingdon – lo cual ayudó a crear una reputación como si provinieran de una clase privilegiada de clase media-alta. ¿Algo similar a Genesis?

“En Oxford éramos de clase baja”, insiste el bajista Greenwood. “El lugar está repleto de los más insoportables y prepotentes imbéciles en el planeta, y para que nosotros seamos considerados clase media… pues no, no lo somos. Ven el 1 de Mayo, cuando todos los estudiantes salen de los pubs a las 5 de la mañana vomitando y poniéndose todos ‘Haw, haw, haw…’ mientras intentan levantarse a tu novia”.

Es así como la banda no siente afinidad alguna por sus raíces de escuela pública. Una vez que todos, salvo por Jonny Greenwood, se graduaron de la universidad, se reagruparon en 1991 y las cosas comenzaron a moverse. Chris Hufford y Bryce Edge, co-propietarios de Courtyard Studios en Oxford, los firmaron para convertirse en sus representantes – y mantienen dicha posición a la fecha… “Tenemos mucha suerte que tanta gente que ha trabajado con nosotros desde el comienzo siga con nosotros. Esa continuidad ha ayudado”.

Un contrato con un sello ocurrió a fines del ’91 gracias a un encuentro entre el bajista y un repesentante de EMI, Keith Wozencroft, en una tienda donde solía trabajar. Parecía como si el destino hubiese apuntado al joven quinteto (ahora conocidos como Radiohead gracias a una canción de Talking Heads) como futuros gigantes.

Su álbum debut de 1993 “Pablo Honey” (título inspirado en los notables bromistas por teléfono The Jerky Boys), presentó a Radiohead como una banda que podría considerarse los “Nirvana británicos”. Sin embargo, dos años después definirían su estilo propio con “The Bends”, un éxito a nivel comercial y crítico. No sólo llegó al 4to lugar en el Reino Unido, sino que irrumpió en el Top 100 en Estados Unidos, en tanto Radiohead iba explorando nuevos tonos musicales y líricos; muchos consideran esto como la respuesta artística a la oleada del Britpop.

Pero no fue sino hasta “Ok Computer” en 1997, con su temática de alienación política y social, que fueron considerados dentro del territorio de Pink Floyd. El álbum es incuestionablemente progresivo, inspirado en gran parte por el compositor italiano Ennio Morricone y por el gigante del jazz Miles Davis. Las tensiones dentro de la banda eran resueltas en surcos musicales contundentes y fascinantes, utilizando el Mellotron, arreglos de cuerdas y hasta un glockenspiel para lograr los efectos deseados. Su éxito global situó a Radiohead entre las bandas de élite, si bien tuvieron que convencer a su sello sobre el valor del álbum. “La primera vez que lo escucharon no estuvieron convencidos”, dice Greenwood. “No encontraban singles y en muchas partes del mundo las subsidiarias redujeron sus proyecciones hasta ordenar que se produjeran menos copias. Simplemente no lo entendieron”.

Pero “Ok Computer” es visto por muchos como el nacimiento de una nueva era para lo progresivo. Su profundidad, claridad y complejidad rompían esquemas. Sin embargo, al igual que Pink Floyd después del “Dark Side of the Moon”, Radiohead se rehusó a convertirse en una vaca lechera para la industria. En 2000, “Kid A” los alejó de los himnos guitarreros y los sumergió en una dirección más electrónica. “Cada vez que nos volvemos a juntar tenemos que descifrar dónde nos encontramos antes de poder avanzar, colectivamente. Mucho de lo que la gente considera como ‘música rock’ hoy en día no está basado en la música, sino en el estilo de vida que lo acompaña. Es elegir un ritmo de vida. Eso no quiere decir que la gente deba dejar de utilizar baterías y guitarras, pero entonces por qué se paran y dicen ‘soy una estrella de rock y de acá a 10 años voy a estar cagado en heroína’. La mitología en torno a ello se ha vuelto monótona y poco creativa hoy, y ha venido destruyendo a la gente interesada en hacer música”.

Influenciados por un cada vez más creciente espectro de ideas, la banda siguió sumergiéndose en un baño de lodo de inspiración musical. En 2001, “Amnesiac” daba claros guiños al krautrock y al jazz; en efecto, es en muchos sentidos la segunda parte del trabajo iniciado con “Kid A” – los álbum fueron grabados juntos. “Nos costaba mucho asimilar la idea que teníamos que comenzar una canción en el estudio desde cero y convertirla en algo más, en lugar de tocarla en vivo, ensayarla y grabar una toma en vivo de ello. Ninguno de nosotros tocó mucho guitarra en esos álbumes. De pronto se nos presentó la oportunidad y la libertad de afrontar la música como un colectivo, trabajando en sonidos en lugar de asignarle un rol específico a cada integrante de la banda”.

Su último disco con EMI, “Hail to the Thief” (2003), vio un retorno parcial al estilo pasado basado en guitarras, si bien era balanceado por una constante presencia de instrumentación electrónica; Yorke y Jonny Greenwood incluso “tocan laptop” en el disco, mientras el compositor francés del siglo XX Oliver Messiaen es citado como influencia al lado de la krautrockers de Can, Neil Young y The Beatles. “Hail to the Thief” fue grabado relativamente rápido por la banda, esperando evadir las tensiones que rigieron las sesiones de “Kid A” y “Amnesiac”. De hecho, las cosas se volvieron tan insoportables el primer par de años del siglo que incluso se sabe que no todos los miembros de la banda participaron en todas las canciones – nuevamente ecos de Pink Floyd en los últimos años con Waters. Pero Colin Greenwood no ve esto como un problema… bueno, al menos eso es lo que dice ahora: “No tenemos que tener a todos los integrantes tocando para llamarlo una canción de Radiohead. Estar en Radiohead es como estar en una sala de reuniones; es un lugar donde nos juntamos a compartir ideas que nos emocionan y luego nos largamos”.

Finalmente, en 2007 la banda lanzó su primer álbum post-EMI , “In Rainbows”. Mostraron una notable capacidad para darle la bienvenida a las nuevas tecnologías y a Internet. Inicialmente, fue lanzado como descarga digital permitiendo a la gente decidir cuánto pagar por él. Fue recién más adelante que tuvo un lanzamiento en físico, que logró llevarlos al #1 en ambos lados del Atlántico. Sin embargo, demostró ser un álbum difícil de grabar. Radiohead ahora admite que perdieron mucho tiempo esforzándose en vano mientras decidían una dirección unificada. Incluso quisieron motivarse un poco más al cambiar de productor, pasando del habitual Nigel Godrich a Mark Stent. “Creo que Nigel y la banda se conocen demasiado bien. Todo se volvió demasiado seguro. Así que queríamos refrescar un poco las cosas, desafiarnos un poco, tal vez hacerlo un poco más incómodo”. Sin embargo, poco después regresaron con Godrich luego de haber ido de gira para tratar de recuperar el estímulo creativo. El resultado final en sí nos muestra la clase de rango y diversidad que podíamos esperar de la banda, en la medida que balanceaban lo viejo y lo nuevo con precisión, la manera en la cual Radiohead combina y acepta los diferentes gustos de sus integrantes sigue siendo una especie de pequeño milagro.

“Siempre hemos tenido inseguridades generales sobre qué hacer después. Cada uno de nosotros tiene diferentes hachas musicales para pegarle a los otros. Thom adora a Autechre; yo estoy pasando por una fase de obsesión con ‘Tusk’ y ‘ 71 Greatest Hits’ de Fletwood Mac. Trato de decirle a todos que soy un verdadero fan de Fletwood Mac. Puse un par de canciones en los webcasts y esperaba escuchar murmullos al respecto. Pero la gente me decía ‘¡Wow, eso es genial! ¿Qué fue eso?’, y les respondía ‘es Fletwood Mac, ¡bastardos!’. Nuestro manager me metió a la onda de Fletwood Mac hace unos años, porque sabía que la era de Peter Green con todo ese folk-blues sicodélico me interesaría”.

Así que esto es Radiohead en 2009 – una banda constantemente en el precipicio de la desintegración bajo la presión de las expectativas. Aún así, una banda que no existiría de no ser por esta sucesión de crisis. No hay un estilo de música al cual dejarán de recurrir en su incesante búsqueda de inspiración. Pero, regresando a la pregunta original, ¿se considera a Radiohead como una banda progresiva?

“Si estás hablando estrictamente en términos de lo que se decía en los 70s, definitivamente no”, piensa Greenwood. “Pero lo que tenemos en común con esas bandas es la libertad de hacer lo que queremos, musicalmente. No puedo pretender ser un fan de esa época, pero aprecio y respecto lo que significó. Sólo nos debemos respuestas los unos a los otros en esta banda. ¿Eso es ser ‘progresivo’?”.

Scan de la revista
Ojo, las imagenes tardaran un poco en cargar pues estan en muy buena resolucion… paciencia:

no images were found